top of page

Frailejones del páramo de Berlín dan las primeras muestras de recuperación

Luego del incendio que duró cuatro días, el valle de frailejones ha empezado a mostrar señales de recuperación. Aunque esto le devuelve la esperanza a las personas, los técnicos dicen que hay que dejar que la naturaleza siga su proceso y no visitar la zona afectada.



Las imágenes donde se ve la recuperación de los frailejones que resultaron quemados en el incendio del páramo de Berlín, le devuelven la esperanza a los habitantes de la zona. A través de las redes sociales, el gerente del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, Alejandro Estrada, dio a conocer una serie de fotografías que muestran el avance que han tenido estas y otras plantas de la zona que resultaron calcinadas el pasado 23 de enero.


Los habitantes de la vereda Ucatá, en jurisdicción del municipio de Tona, Santander, también han confirmado el hecho. “Los frailejones ya están prendiéndose otra vez, ya están bonitos”, afirmó a la Dirección de Comunicaciones de la Universidad Industrial de Santander (UIS), Orlando Velandia, habitante de la zona.


A principios de febrero, investigadores de esta universidad realizaron una visita técnica, junto a las autoridades locales, donde pudieron verificar que los frailejones podrían recuperarse. “Es gratificante observar que la hipótesis que teníamos inicialmente se está evidenciando con el crecimiento de las plantas, en este caso los frailejones que era la comunidad vegetal que más preocupaba a las comunidades humanas y la región”, indicó Javier Pinzón Torres, de la subdirección académica del Instituto de Proyección Regional y Educación a Distancia (Ipred), de la UIS.


De acuerdo con Pinzón, esta recuperación inicial se debe a que los frailejones, al tener su hábitat en alturas superiores a los 3.000 metros y con temperaturas muy bajas, tienen un mecanismo de protección en la parte apical (la parte más alta de la planta), basado en una especie de ‘armadura’ de hojas con las que protegen sus áreas vitales y sensibles. Para ese evento puntualmente, el sistema les ayudó a protegerse de las altas temperaturas en el incendio.


Aunque estas muestras de la recuperación inicial son alentadoras, los investigadores que han estado estudiando la restauración del páramo dicen que hay que dejar que el proceso, por sí solo, siga su curso natural.


Los técnicos seguirán monitoreando el proceso de restauración natural, también conocido como sucesión natural, que está mostrando la zona. Por el momento la siembra de especies en el páramo tendrá que esperar por diferentes razones: se requieren más estudios, pues hay especies que han sido poco analizadas, hay que analizar si cambiaron las condiciones del suelo, y dejar que la misma naturaleza muestre la capacidad que tiene de seguir recuperándose por sí sola.


Tomado de: elespectador.com



3 visualizaciones0 comentarios

Комментарии


bottom of page